Foto: Diakonia – Programa Colombia
Foto: Diakonia – Programa Colombia

Entrevista a César Grajales, director en Colombia de Diakonia

Juan Sebastián Ortiz – periodista: A pesar de la situación, hay un Premio que reconoce la gran labor de los defensores de derechos humanos. ¿Por qué estas cifras tan alarmantes en cuanto a persecución y asesinatos contra los defensores de derechos humanos?

César Grajales: Es una situación altamente preocupante porque coincide con un tiempo de disminución de las estadísticas generales de la violencia.  Gracias al acuerdo logrado entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC, se nota una sensible disminución de la violencia ocasionada por el conflicto armado, además hay políticas públicas de seguridad que evidentemente muestran resultados en mejorar la seguridad en el país. Esto contrasta fuertemente con un tiempo de paz en el que al mismo tiempo se persigue a los defensores y defensoras de derechos humanos.

JSO: ¿Por qué este contraste?, en principio, ¿con la firma del acuerdo de paz disminuyeron los atentados a los defensores de derechos humanos en relación con, por ejemplo el 2015 o 2014?

CG: lo que las estadísticas muestran es que se disminuyeron con respecto al 2015 durante 2016 el número total de las agresiones en contra de defensores y defensoras de derechos humanos, pero se incrementaron los asesinatos, es decir es más letal ahora la agresión. En el 2015 tuvimos 63 asesinatos y en el 2016 más de 80, es decir hay un incremento más del 23% en la tasa de asesinatos, eso es muy preocupante; igualmente descendieron las amenazas, eso sería positivo en principio, pero se contrasta con la letalidad ahora de las agresiones.

JSO: ¿Por qué se presenta este cambio en la dinámica, es decir se disminuyen las agresiones, pero se aumentan los homicidios?

CG: Porque cuando estamos hablando de defensores y defensoras de derechos humanos estamos hablando de hombres y mujeres en las regiones del país, en la Colombia profunda.  La mayoría de quienes han sido asesinados, cerca de un 90% son personas de las zonas rurales de la Colombia que queda a veces muy invisible. Estas personas son molestas para intereses económicos ilegales, porque defienden las cuencas de los ríos de la minería ilegal, de la contaminación; son bastante molestos porque se oponen a que los niños y las niñas sean utilizados en grupos armado; resisten a los hechos de violencia, se enfrentan pacíficamente a los códigos de los guerreros.  Entonces eso hace que sean incómodos. Además, hay que recordar que las y los defensores de derechos humanos no han renunciado a que se reconozca la verdad de lo que ha ocurrido durante décadas; son la piedra en zapato que incomoda porque piden investigaciones, juicios y sanciones a los responsables de graves violaciones de derechos humanos.

JSO: ¿Se tiene identificado quiénes son los que asesinan y atentan contra los defensores de derechos humanos en Colombia?

CG: Las investigaciones no arrojan resultados positivos para esclarecer finalmente quiénes son los responsables, esa sería la estadística más contundente y clara si las investigaciones en Colombia y el sistema judicial funcionaran y se evitara una impunidad que está cercana al cien por ciento. Presuntamente la responsabilidad se adjudica a grupos que se discute en Colombia cuál es su estatus, son o no son paramilitares pero que se podrían llamar sucesores o sucedáneos del paramilitarismo que se desmovilizó entre los años 2003 y 2007. Esos son los mayores responsables. Sin embargo, hay crímenes que se imputan a todas las partes del conflicto armado, y también hay una categoría preocupante que es la de autores desconocidos, es decir donde no se tiene ningún indicio claro para adjudicar una presunta autoría.

 

JSO: ¿De parte de los entes de investigación se hace seguimiento riguroso y serio respecto a quiénes asesinan y atentan contra los defensores de derechos humanos en Colombia?

CG: La opinión púbica conoció que a comienzos de diciembre la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresó su preocupación por la alarmante situación que vivían las y los defensores durante el 2016 y piden a las autoridades actuar de amera eficaz para prevenir las agresiones, para investigarlas y sancionar a los responsables una vez se determine mediante una investigación del aparato judicial. Hay por supuesto funcionarios del Estado que han hecho el esfuerzo de investigar, de encausar las investigaciones, sin embargo, el país tiene una deuda enorme en materia de lucha contra la impunidad en todos los campos y de todos los delitos que se perpetran en Colombia, pero específicamente en el campo de agresiones a defensores y defensoras, la situación es alarmante.

JSO: Cuando se hablan de defensa de los derechos humanos uno se imagina organizaciones consolidadas con una historia o una tradición. ¿Ésta figura es la única que existe en Colombia para la defensa de los derechos humanos o simplemente hay personas que a partir de una intención y una propuesta hacen ejercicios de defensa de derechos humanos?

Para nosotros la perspectiva es la declaración de Naciones Unidas sobre el derecho a defender los derechos humanos que comprende en la categoría de defensores de derechos humanos todas las personas que trabajan defendiendo los derechos básicos de los seres humanos en el más amplio sentido. Entonces, para nuestro trabajo un defensor o defensora de derechos humanos puede ser por ejemplo un líder comunal o un líder comunitario que defiende que un páramo no sea destruido por que está defendiendo el derecho a un ambiente sano y equilibrado. Para nosotros un defensor o defensora de derechos humanos puede estar trabajando por los derechos de la diversidad sexual, expresar con libertad esa identidad sexual y la identidad de género. Es decir, en nuestro enfoque no solo se trata de profesionales que trabajan muchas veces en ONGs también con altísimo riesgo, sino también los líderes de las comunidades; los líderes indígenas que defienden su territorio igual que los líderes de las comunidades afrodescendientes.

JSO: ¿Se tiene identificado cuáles son los perfiles que más se atacan, por ejemplo los que defienden el derecho al medio ambiente, al territorio, el derecho a la vida?, ¿Hay algún consolidado de esto?

Según el informe del Programa Somos Defensores, quien es coparte de  Diakonia en Colombia, uno de los sectores más agredidos durante 2016 es el sector de los líderes comunales, los comunales son quienes hacen parte de las juntas de acción comunal, éstos y los líderes comunitarios son muy agredidos en las regiones porque se oponen a intereses ilegales o intereses invasivos de economías ilegales de los territorios, pero también los indígenas quienes también defienden el derecho al territorio y de no explotación ilegal; lideres afro colombiano y de organizaciones LGBTI. Hay que recordar que en 2014 no se registraron asesinatos de personas del movimiento LGBTI y en 2015 pasaron de cero a nueve homicidios. Las mujeres han sido también víctimas de agresiones sistemáticas, donde se les agrede por ser defensoras de derechos humanos, pero en parte también porque no se admite que sean las mujeres quienes asumen las vocerías de sus comunidades.

JSO: Entremos en materia con respecto al Premio, esta es la sexta versión. ¿Se encuentra abierta actualmente la convocatoria?

La Convocatoria se encuentra abierta, hay tiempo para hacer las nominaciones hasta el 30 de abril del año en curso. El Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos es Convocado por Diakonia y la Iglesia Sueca y son bienvenidos a nominar personas en la categoría defensor o defensora del año y en la categoría a Toda una Vida y a organizaciones de base, organizaciones sociales y ONGs en la categoría de procesos colectivos.

JSO: Hablemos un poco de las versiones anteriores, ¿quiénes han sido los ganadores de las anteriores versiones?, ¿cuáles han sido sus características?

 

CG: Valga la aclaración que Diakonia no es quien elige a los y las ganadores, sino que existe un jurado calificado el cual toma la decisión. Para dar a ustedes un panorama de la profunda  diversidad de personas que han sido premiadas, en el año 2014 fue galardonada la lideresa indígena wayyú Matilde Lopez Arpushana,  quien defiende los derechos de la infancia en la Guajira; Patricia Ariza, connotada actriz y directora de teatro, trabajadora de la cultura; de la misma manera ha sido premiado el Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC, el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato – COCOMACIA; ha sido galardonada la señora Fabiola Lalinde quien durante muchos años ha buscado la verdad y la justicia en la desaparición de su hijo Luis Fernando Lalinde; también ha sido galardonada la señora Francia Elena Márquez, importante  lideresa de las comunidades afro del Cauca, entre otros de suma importancia. También ha habido la participación de ONGs tales como el Colectivo de Abogados José Alvear, quienes en el primer año del Premio recibieron el galardón como proceso colectivo.

JSO: Usted mencionaba algo que me parece muy importante y es que la defensa de los derechos humanos en la escala que sea o por parte de quien sean, es un trabajo valioso. ¿Quiénes son los jurados y cuales con los criterios para seleccionar a los ganadores?

Los jurados son un grupo de personalidades con importantes reconocimientos académicos en el trabajo de derechos humanos. Por mencionar algunos, en Colombia está la docente Amanda Romero experta en derechos humanos; Doris Marcela Hernández de la ESAP; Marta Nubia Bello, investigadora y directora del Museo Nacional de la Memoria; en los jurados internacionales contamos con el señor Martín Almada, Premio Nobel Alternativo de Paz, está también Vilma Núñez de Escorcia, destacada abogada en derechos humanos  de Nicaragua, en fin, hay un jurado calificador que toma la decisión, por fuera y dentro de Colombia, quienes tienen una labor difícil porque Diakonia recibe más o menos un promedio de cincuenta y cinco nominaciones por año y las hojas de vida y los perfiles de los defensores son diversos.

Producción radial: Javeriana Estéreo en Bogotá
Programa radial: Bitácora
Periodista: Juan Sebastián Ortiz
Producción para página web: Catalina Vásquez Cárdenas – Comunicadora Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia.

Convocatoria del 1 de marzo al 30 de abril

Mayores Informes

www.premiodefensorescolombia.org

 

 

 

Share

Dejar respuesta