Galardones inspirados en la madre tierra

AFAVIT, reconocimiento en 2013

Premio en derechos humanos, símbolo de protección y acompañamiento.

Dos máscaras y dos tejidos originales del pueblo indígena Camêntsá del Putumayo, son los galardones entregados a defensores y defensoras de derechos humanos  desde hace seis años, a través del Premio nacional a la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia, actividad realizada y promovida por  Diakonia Programa Colombia y por  la Iglesia Sueca, quien se unió este año con la iniciativa.

Dicho reconocimiento está representado en objetos que llevan plasmadas las visiones del pueblo indígena originario del Valle de Sibundoy, al suroccidente de Colombia, en donde cada pieza es tejida y tallada a mano por el artista William Chicunque.

Para el artista, cada elemento allí consignado tiene un significado especial: “El jaguar y sol son símbolos de energía y de poder; los tejidos son caminos por recorrer; así como el agua simboliza la transparencia.” Indicó el autor de las piezas, William Chicunque.

De este modo, el Premio lleva consigo una simbología que hace referencia a la protección, elemento que se considera clave en el ejercicio de defender los derechos humanos, en especial en Colombia, donde defensores y defensoras ponen en riesgo sus vidas en razón de su trabajo.

La ceremonia de premiación se lleva a cabo anualmente en el marco del 9 de septiembre, día que se conmemora en nuestro país los Derechos Humanos, en homenaje a San Pedro Claver, considerado el primer defensor de los derechos humanos que existió en Colombia.

 

 

Share

Dejar respuesta