Entrevista: nuevo aliado para Premio

Trabajo de la Iglesia Sueca en Colombia

Entrevista con Verdiana García, representante de la Iglesia Sueca

La Iglesia Sueca es una comunidad de fe evangélica luterana y es la Iglesia mayoritaria de Suecia con 6.2 millones de miembros en un país con aproximadamente 10 millones de habitantes.

Cuenta con una Arzobispa, Antje Jackelén, primera mujer en ocupar dicho cargo en ese país.

En este sentido, el trabajo internacional de la Iglesia Sueca se basa en la creencia de un dios que está del lado de quienes están oprimidos o en situación de vulnerabilidad y tiene un enfoque de Derechos Humanos.

Por ello, desde septiembre del 2016, la Iglesia Sueca se ha juntado a la iniciativa de Diakonia del Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos.

Entrevistamos a Verdiana García, quien es oficial de programa para Colombia de la Iglesia Sueca. Ella estuvo de visita en Colombia dialogando con líderes y lideresas sociales sobre la compleja situación de protección y seguridad de los y las defensoras de derechos humanos en Colombia. Hablamos con ella sobre esta nueva colaboración.

Premio: ¿Por qué apoyar una iniciativa como el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos?

Verdiana García: Porque vemos que es clave visibilizar y crear conciencia sobre la labor tan importante que ejercen estas personas. Pensamos que apoyar este premio de Derechos Humanos claramente se vincula con las dos áreas con las cuales trabajamos en Colombia que son justicia de género, y paz y reconciliación.

La existencia de una sociedad civil dinámica, fuerte y libre es esencial para garantizar el desarrollo sostenible y una paz duradera.

Premio: ¿Qué expectativas tienen con el Premio?

VG: El Premio es una manera de apoyar a los defensores y defensoras de Derechos Humanos en su labor. Se trata de ayudar a comunicar y a visibilizar el trabajo que hacen.

Pensamos que componentes de incidencia como la gira internacional, que este año fue en Suecia, son valiosos y fortalecen el trabajo en Derechos Humanos de personas y organizaciones.

Por lo tanto, sabemos que es una herramienta de gran valor, por ello estamos muy entusiasmado de poder aportar con el Premio a la importante labor que hacen los y las defensoras.

Premio: ¿Qué hace la iglesia Sueca en derechos humanos?

VG: La Iglesia Sueca cuenta con un departamento internacional, que es donde yo trabajo. Desde allí, también apoyamos distintas iniciativas y procesos a través de proyectos de ayuda humanitaria y de desarrollo.

El trabajo en favor de los Derechos Humanos se basa en nuestra creencia de que la dignidad humana es reconocida si los Derechos Humanos de todas las personas son respetados. Tenemos una larga trayectoria de trabajar para los Derechos Humanos como parte de nuestro acompañamiento a personas en situaciones difíciles y vulnerables.

Un ejemplo es nuestra apuesta a apoyar de manera decidida la construcción de la Paz en Colombia y a este premio.

Premio: ¿Cómo ve la situación de los defensores en Colombia?

VG: Vemos con gran preocupación, que las amenazas, ataques y asesinatos de defensores y defensoras de Derechos Humanos en Colombia sigan en aumento. Pensamos que ellos y ellas tienen un rol crucial en la construcción de una Paz duradera.

Nos damos cuenta de las coyunturas cambiantes, es un contexto donde hay que manejar muchos escenarios todo el tiempo, mantenerse bien informado, hablar con actores diversos y hacer los análisis correspondientes en un contexto muy impredecible.

Premio: Frente a la paz, qué expectativa tiene a esta proceso?

VG: La expectativa es seguir apoyando distintas iniciativas que actores locales e internacionales estén implementando en distintos territorios del país.

No tenemos oficinas en Colombia, todo nuestro trabajo se hace a través de organizaciones y redes  locales e internacionales, universidades e iglesias locales.  Siendo iglesia, trabajamos desde la fe y desde una perspectiva de Derechos Humanos apoyando distintos sectores de la sociedad, es lo que hacemos.

Premio: ¿Qué mensaje envía a los defensores de derechos humanos?

VG: Antes que nada, expresar una gran admiración por la valentía que veo cada vez que visito alguna región y hablo con líderes y lideresas comunitarias que defienden distintos tipos de derechos.

Por ello, me impacta mucho ese compromiso y esa valentía, en donde a pesar de estar en un entorno en muchas ocasiones hostil, siguen luchando por lo que creen.

Quisiera que los defensores supieran que no están solos y solas; que somos muchas las personas que pensamos en ellos y en ellas con muchísimo respeto y con gran admiración.

Video: Erik Norman, representante en Colombia de la Iglesia Sueca

Share

Dejar respuesta